viernes, 15 de agosto de 2014

Azshara y los altonatos

Y de repente la luz regresó, lentamente abrió los ojos y se preguntó confusa que había pasado.
Como la torre de Babel se erguía esbelta y antigua pero sus dedos antes finos y livianos se encontraron unidos por una membrana y una sensación pegajosa los envolvía. Sus cabellos blanquecinos quedaban recogidos en oscuras serpientes. Donde antaño lucía dos piernas encontraba una cola serpenteante que se alargaba metros y con la cual le costaba avanzar.

No sólo su cuerpo estaba diferente también su alma se presentaba oscura, con deseos de vengarse de aquellos quienes le llevaron a esa situación.

Avanzó torpemente por las ruinas de su antiguo templo, cubierto hasta el fondo de algas y peces.
Cuando salió de sus puertas cuyos arcos estaban destruidos un ansia asoló su espíritu.
¿Dónde esta? La magia... el pozo... ahora lo recordaba todo, la explosión, la lucha.

Miró a su alrededor, no estaba sola. Seguida por sus siervos se encontraban ahora a muchas leguas de su casa, mirando arriba observaron que los débiles rayos del sol prácticamente no les alcanzaba y volviendo el rosto a sus seguidores los reconoció.

Ahora eran... Nagas.

- Azshara y los altonatos -


Muchas gracias por visitar mi blog ^,^

No hay comentarios :

Publicar un comentario